domingo, 14 de abril de 2013

Hugo Chávez #GallinaVasca87

La Gallina Vasca, 16 de marzo del 2013.


LA REVOLUCIÓN EN DIRECTO
Duro golpe la muerte del comandante. Y hablamos exclusivamente desde el aspecto mediático, no habíamos sido tan conscientes de la perdida de un activo televisivo de este calibre desde el fallecimiento del mítico locutor Andrés Montes. Todo el mundo le echará de menos, incluso los que han echado pestes con el cadáver todavía caliente.
Desde aquí, ahora que ya no está, le perdonamos su pompa militarista, su fanatismo religioso y sus tics paternalistas. Echaremos de menos su carisma, sus cojones, la arrolladora fuerza de su discurso y sus deliciosas salidas de tono. Desde el “eres un ignorante, mister Danger” dedicado al donkey Bush hasta el “váyase largo al sipote, señor Blair” dedicado al panoli de Tony. Aunque la mejor -seguro que estarán de acuerdo- era el aviso que le mando al presi mexicano “yo soy como el espinito que en la sabana florea, le doy aroma al que pasa y espino al que me menea”. Todo esto en directo, donde los grandes demuestran su condición.


Chávez ha sido el gran revolucionario de su tiempo en Latinoamérica y gracias a la tele. Los escritos líricos del subcomandante Marcos ha calado más en los universitarios europeos que en los indígenas americanos. La televisión monocorde cubana y los discursos eternos de Fidel han terminado siendo salivazos contra el viento.
Chávez podía ser tan brasas como Fidel (hasta diez horas seguidas en antena rajando) pero daba la posibilidad al pueblo de cambiar de canal, porque en Venezuela hay canales controlados por la oposición aunque se intente dar la impresión contraria. Hugo Chávez supo conectar con el pueblo y con los olvidados de los ranchitos ¿Acaso hay algo más grande que ver a un presidente que gasta su domingo arreglando los problemas de la patria en vivo y en directo? De esta manera, arrolló en las urnas, que es lo que jode en occidente. Seguramente el comandante hubiera ganado las mismas elecciones sin su programa dominical pero con Aló presidente todo fue más sencillo.


AQUÍ HUELE A ASUFRE.
Las reacciones al óbito de los mass media españoles han sido dignas de monarquía bananera. Una oleada de asco, pena y vergüenza nos ha invadido al comprobar que los sucesivos debates posteriores a la noticia seguían el mismo esquema: por un lado, furibundos antichavistas que recriminaban la tibieza de la izquierda ante el dictador; por el otro lado, moderados socialdemócratas que, primero, balbuceaban que Hugo Chávez había ganado limpiamente las elecciones a las que se presentaba y, posteriormente, bajaban la cabeza ante la radicalidad de las posturas ultracapitalistas.
Las cosas que sacamos en claro de estos debates fueron éstas: Hugo Chávez era un tirano y un dictador. La muerte del dictador posibilita la marcha de Venezuela a una transición, hacia una verdadera democracia, se entiende. El dictador exterminó la clase media de Venezuela, que era, antes de la llegada de éste, muy amplia, muy próspera, muy rica y muy guapa.
En resumidas cuentas y de manera simple para la gente que no entiende: Venezuela es una dictadura y España es una democracia. Si los venezolanos siguen nuestro ejemplo algún día llegarán a un régimen de libertades. Los asuntos de los sobres, las dietas, los desahucios y el monarca presunto adúltero los trataremos otro día.
La verdad es que todos estos debates nos dejaron un regusto sospechoso, menos mal que después de cada coloquio llegan los comerciales y los anuncios de La tienda en casa y nos recuerda que vivimos en un régimen demócrata, garante de nuestras libertades.



 El Mick Jagger de la ciencia política, un oasis en los canales generalistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario